Biodiversidad, flora y fauna

Una característica relevante de la Estancia “El Potrero” es la presencia de una elevada heterogeneidad ambiental, que se expresa en una alta riqueza de distintos tipos de ambientes: humedales, selvas, montes fluviales, montes de espinal con pastizales, islas y arenales; constituyendo un mosaico de paisajes de increíble riqueza e importancia. Un porcentaje elevado de la riqueza florística y faunística de la Estancia está asociada a los humedales, con alta diversidad biológica en especies. Su buen estado de conservación los convierte en áreas de importancia para la conservación de la vegetación y hábitats para la fauna silvestre. Particularmente, las selvas en galería dentro de la Estancia muy probablemente constituyan los últimos fragmentos en la provincia que se mantienen en óptimo estado. Los ambientes de bajo bajo (carrizales, pirizales, juncales, sarandizales, cortaderales, etc.) también son significativos por el aporte a la biodiversidad de la reserva. Los bosques xerófilos, con presencia de especies como el quebracho blanco, si bien ocupan una superficie relativamente pequeña (menos del 15%), aportan una alta riqueza de especies tanto vegetales como animales, constituyendo remanentes de un tipo de bosque que a nivel provincial ha sufrido un proceso de deforestación severa en los últimos años. Algo similar podriamos decir de los pastizales, un ambiente fuertemente modificado fuera de la reserva. Si tomamos a las aves como indicadoras de la riqueza biológica de la estancia, hasta el momento se registraron 15 especies amenazadas en nuestro país. De dichas especies, ocho están amenazadas a nivel global. El Potrero presenta seis de las ocho especies características del Bioma Pampas, uno de los más amenazados del planeta. Podemos destacar al tordo amarillo (Xanthopsar flavus), la monjita dominica (Heteroxolmis dominicana), el atajacaminos ala negra (Eleothreptus anomalus) y los capuchinos del género Sporophila. En los bosques se ha registrado el cardenal amarillo (Gubernatrix cristata) y en las selvas en galería una población de pava de monte (Penelope obscura obscura). En cuanto a los mamíferos, habitan la reserva el lobito de río (Lontra longicaudis) que está considerada en peligro; el aguará popé (Procyon crancrivorus); la mulita pampeana (Dasypus hybridus), el zorro de monte (Cerdocyon thous), el gato montés (Leopardus geoffroyi), el hurón menor (Galictis cuja) y el carpincho (Hydrochoerus hydrochaeris). El guazuncho o corzuela parda (Mazama goauzoubira), si bien está considerada a nivel nacional como de riesgo bajo, en el sur de Entre Ríos se ha convertido en una especie bastante rara, por lo cual su presencia en el Potrero resulta particularmente importante.